El verdadero Trump visto desde Marx

Jaime Corena
El trio Clinton-Obama-Hilary no logró incidir en el freno a la caída tendencial de la tasa de ganancias promedio del capital

Un gigantesco descontento, expresado por varias vías, de una parte importante de la población estadounidense (inmigrantes, amplios sectores de trabajadores de raza blanca, la llamada clase media y sectores afrodescendientes), hastiados con el profundo deterioro de sus condiciones de vida en los últimos ocho años (perdidas de viviendas y puestos de trabajo, caída del salario real, disminución en el acceso al consumo del sueño americano, deterioro de la salud y la educación públicas), responsabilizaban de su situación a la Casa Obama-Clinton.

Producto de este descontento, policías de raza blanca aupados por el racismo cobraban varias vidas de afrodescendientes; según sus representaciones intuitivas de su situación, ésta era también provocada por la existencia de una minoría que supuestamente no produce. En otras palabras, la crisis del sistema exacerba la lucha de clases que se manifiesta, entre otras cuestiones, en el descontento social y el odio racial.

En ese marco, la campaña electoral fue favorable al excéntrico Trump, que explotó con frases sonoras el drama social: volvamos al sueño americano que nos quitó los gerencia incapaz de Obama-Clinton; yo se producir riqueza los otros saben despilfarrarla. Así fue que a ese polvorín, que aún no estalla en su totalidad llamado USA, le agregaron por las redes sociales de la telefonía celular y también por una red de medios públicos, durante los dos últimos meses de campaña electoral, un preciado combustible, el listado inacabable de hechos que ilustraban sobre el comportamiento ético de H Clinton cuando ejerció como Secretaria de Estado de Obama. Resultado: El triunfo Trump.

¿POR QUÉ EL GOBIERNO MUNDIAL (NO HOMÓGENEO) DEL CAPITAL PRESCINDE DE H.CLINTON Y LLEVA A TRUMP A LA PRESIDENCIA?

¿Que hay detrás del ascenso de Trump? ¿Cuál es el Trump verdadero? ¿Hasta dónde es posible aprovechar su mandato, supuestamente centrado en el fortalecimiento de la recuperación del liderazgo productivo de EEUU, como ahora lo sugieren algunos prestigiosos intelectuales de izquierda, para relanzar de nuevo los llamados procesos progresistas en Latinoamérica? Estas y otras interrogantes se conectan con la pregunta madre que abre este apartado. Intentaremos penetrar en un par de respuestas desde dos lecturas de Marx: El Volumen III de El Capital y El 18 Brumario. Y ello debido a que la lucha de clases se exacerba desde abajo en los EEUU, pero también provoca arriba, en sus más altos mandos, escisiones-temporales- respecto a cómo continuar confrontando la crisis estructural y reptante, que pone en serio peligro la continuidad misma del sistema de vida del capital. Son dos, entre varías, las poderosas razones por las cuáles el alto mando del capital dispuso cambiar su gerencia en EEUU como recién lo hizo en Inglaterra al provocar su salida de la Unión Europea.

PRIMERA RAZÓN: La persistencia en la caída tendencial de la tasa de ganancias

Desde principios de los años 1970 del siglo XX los altos mandos vienen enfrentando la más reciente, pero prolongada crisis de su sistema aplicando (según Marx, Volumen III de El Capital) tendencias contrarrestantes a nivel mundial, que no lograron evitar que el metabolismo del sistema, como punto de salto, en un pico alto de esa crisis 2008-2009 continuara reproduciendo la caída tendencial de su tasa de ganancias y provocara estallidos de burbujas de papel dinero, olas de hambre y pandemias, grandes migraciones de personas, terrorismo y por supuesto conciencia social de la necesidad histórica de su superación. Bajo esta dinámica, en la marcha de la conflictiva vida social actual, (a la luz del 18 Brumario) dos franjas o facciones decisivas del gobierno mundial (no homogéneo) de las multinacionales ante el pánico por la posible llegada de un pico más alto de la crisis que pondría en grave riego la administración de sus intereses, se confrontaron (por lo menos temporalmente) en la contienda electoral estadounidense, bajo la forma política electoral en las figuras de H Clinton y Trump, sin que el policía blanco que mata al afrodescendiente, o el blanco pobre que pide la expulsión de los inmigrantes, tuvieran la mínima noción de ello. Veamos cuál es la esencia de la crisis causada por el metabolismo del sistema: la caída tendencial de la tasa promedio de ganancias.

De un trabajo de Esteban Maito (‘La transitoriedad histórica del capital’.
Https:// marxismocrítico.files.wordpress.com/2014/06), tomaremos algunos de sus datos para mostrar a grandes rasgos cómo cayeron las tasas promedio de ganancias del capital desde los años 1850 (siglo XIX) hasta el quinquenio (1970-1974). Y luego más adelante indicar como vienen cayendo desde el tramo 1970-1974 hasta el tramo 2005-2009.

Resumen de tasas promedio de ganancias

Quinquenio 1885-1859 a quinquenio 1970-1974. g = masa de plusvalor dividida entre la suma de capital (Constante más capital Variable)

Quinquenio Países centrales Estados Unidos Reino Unido Alemania Japón
1855-1859 50.4% 30.6%
1885-1889 35.8% 12.3% 30.1% 34.3% 39.1%
1965-1969 19.6% 22.2% 9.6% 22.2% 39.4%
1970-1974 15.9% 18.4% 7.6% 18.6% 28.3%

Como podemos observar entre los quinquenios 1965-1969 y 1970-1974, la tasa de ganancias empieza a caer de manera sensible. Tanto en los países centrales o del núcleo duro del sistema (incluido EEUU), como en el propio EEUU tomado por separado. El alto mando del capital prendió las alarmas y empezó actuar para intentar frenar el cumplimiento de la gran predicción de Marx (Volumén III de El capital); ordenó a su gerencia (gobiernos y entidades como el FMI y BM) proceder a combinar varias estrategias y a ritmos diferentes, tales como : a) lograr al máximo la disminución de los ingresos de los trabajadores (V) y de los precios de las materias primas (C), b) privatizar empresas o despojarlas, c) priorizar la actividad de los flujos financieros todavía regularizados, sobre las inversiones en nuevas empresas, d) tomar medidas de fuerza contra los gobiernos y movimientos laborales y sociales que protegieran las mejoras en los ingresos salariales y de seguridad social y la elevación de los precios de las materias primas (Chile de Allende, por ejemplo con la nacionalización del cobre y la elevación de su precio), y e) deslocalizar inversiones y dirigirlas a lugares de más alto rendimiento, en lo que la gerencia llama a periferia del sistema.

A esa receta, la izquierda y el liberalismo social, en especial en Latinoamérica, la llamaron neoliberalismo o capitalismo salvaje, para proponer como su salida, el postneoliberalismo, el otro mundo posible o el capitalismo de rostro humano, salida que no se pudo sostener, por lo menos por ahora en 2015-2016, en Brasil y Argentina. Pero esta es una cuestión para tratar en otro artículo

La gerencia eficaz temporal de Reagan y Tatcher. Recordemos que para el gobierno mundial del capital nunca ha sido un punto de honor que un Trump o un actor de segunda como Reagan en asocio con M.Tatcher, emprendieran la cruzada (durante un buen tramo de los años 70-80 del siglo anterior) para impedir la continuidad de la caída tendencial de la tasa de ganancias del capital, que volvía a registrarse, luego de su relativo auge de la post-guerra. El descenso reptante de la tasa g reapareció a principios de los años 1970. Esa cruzada de derecha abierta y violenta se dirigió contra los gobiernos que controlaban la producción de materias primas (C capital constante) y contra los gobiernos y organizaciones obreras que orientaban acuerdos laborales favorables a las alzas de las remuneraciones y de elementos clave de la seguridad social como aportes a vivienda, educación, salud y pensiones (V capital variable). A los ojos del gobierno mundial la tarea fue bien bien realizada por Nixón-Ford (Kissinger), Reagan y Tatcher. En especial, Tatcher y Reagan provocaron en sus propios países la caída de los ingresos de los trabajadores debilitando su poderosa acción sindical. Y fueron pioneros en sostener dictaduras militares y gobiernos títeres encargados de apoyar la disminución de V y C. Valga agregar que los gobiernos de Reagan y Tatcher nutrieron con múltiples medidas el distanciamiento de China y Rusia, hecho al que luego nos referiremos.

La gerencia de los Bush, Clinton y Obama-Clinton

Bush padre, Bill Clinton, Bush hijo y Obama fueron convocados a perfeccionar la tarea iniciada por Reagan y Tatcher. Bill Clinton y Bush hijo desarrollaron a niveles inauditos la desregularización financiera y convirtieron la violencia contra el nacionalismo defensor de la elevación de los precios de las materias primas y los movimientos laborales por mejorar sus ingresos salariales, en una auténtica recolonización político militar del mundo, realizada a altos costos en dinero y provocando millares de perdidas de vidas y claro un deterioro en la representación social del sistema que tiene como objeto la ganancia. Ante el descontento creado en EEUU por la crisis social creciente, el mando del capital le entregó la gerencia temporal a Obama, para intentar paliarlo con su figura de afrodescendiente educado en el sueño americano. Y para ello hasta Premio Nobel de la Paz le entregaron; bajo su mandato se incendió Libia, se creó El Estado Islámico y se destruyeron Sudan y Siria.

La tabla siguiente nos dice como se movió la tasa de ganancias entre el quinquenio 1970-1974 y el quinquenio 2005-2009 en varios epicentros del capital.

Resumen de tasas promedio de ganancias

Quinquenio 1970-1974 a quinquenio 2005-2009. g = masa de plusvalor dividida entre la suma de capital (Constante más capital Variable)

Quinquenio Países centrales Estados Unidos Reino Unido Alemania Japón
1970-1974 15.9% 18.4% 7.6% 18.6% 28.3%
1995-1999 13.9% 19.2% 8.5% 14.8% 11%
2000-2004 12.9% 18% 7.5% 14.9% 10.2%
2005-2009 13.4% 18.2% 7.3% 17% 9.2%

Cómo se puede observar en el conjunto de los países centrales la caída tendencial de la tasa de ganancias continua y parece avanzar hacia un dígito porcentual, como ya se registra en las economías de Japón y Reino Unido. Ahora bien, la tenue caída de la tasa en EEUU está protegida por el aumento en la producción en el complejo bélico militar y aeroespacial, los registros como legales de múltiples derivados tóxicos de los flujos financieros des regularizados y el aumento en los rendimientos del capital comercial entroncado a la producción china. Los datos con relación a Reino Unido y Japón son concluyentes.

Por supuesto que con estos datos y con el conocimiento de los que ya se tienen sobre la caída de la tasa en el quinquenio 2010-2015 y las proyecciones para el quinquenio 2016-2020, en el alto mando central (una de sus facciones) del capital se cuestionó la continuidad gerencial del trio Bill-Obama-Hilary al frente de su gerencia estrella, la presidencia de los EEUU. Y en conexión con lo dicho entramos a mirar la segunda razón a favor del ascenso de Trump.

SEGUNDA RAZÓN: El avance en el acuerdo estratégico Rusia-China y la continuidad de la Revolución Bolivariana

Las presidencias de Bush Padre, Bill Clinton (2 mandatos), Bush (dos mandatos) y Obama también durante dos mandatos con Hilary al frente de la secretaría de Estado de los EEUU, no pudieron evitar que se produjera la convergencia de intereses y acuerdos geoeconómicos políticos entre Rusia y China, que se veía venir luego de la caída de la Unión Soviética en 1989-91. La confirmación de la alianza económica y político militar de Rusia-China a fines del segundo mandato de Obama, creó de hecho un inmenso Bloque de poder Rusia-China (motor del bloque intercontinental BRICS), no subordinado directamente al gobierno mundial tradicional del capital o las multinacionales con asiento principal en EEUU, Gran Bretaña, Francia, Alemania y Japón, cuyos operadores principales son los gobiernos de esos países, sujetos al mando político central de la Casa Blanca y al mando militar de persuasión y guerra del Pentagono-OTAN.

Sin la subordinación de China y Rusia, tomados bien como países por separado o bien como aliados, el alto mando del sistema no puede administrar a su favor el movimiento de la tasa de ganancias en ese gran espacio Euro-asiático, tampoco su poderío político militar, la pronta unificación de sus monedas y obtener respaldo a las grandes inversiones en la ampliación del sistema de la crematística o la ganancia hacia el espacio extra-terrestre. De ahí que la crisis del sistema tome el cariz de crisis general que lo abarca todo y ponga al sistema ante una posible situación de colapso insalvable.

China y Rusia estuvieron separados desde los años 1960 a partir la división del movimiento comunista internacional entre el PC chino y el PC soviético. Pero después de la caída de la Unían Soviética en la conformación del mundo unipolar del sistema del capital dirigido por EEUU-Inglaterra, se haya iniciado progresivamente el acercamiento, en consideración de interés comunes, de China y Rusia; en especial Rusia posee medios de producción (energía y tecnología) que China necesita para el su desarrollo. Rusia y China tienen además hoy en sus manos una gran reserva en oro, que sumada a su creciente desarrollo tecnológico y la productividad de sus economías, pronto tendrían a su disposición las condiciones para crear una moneda divisa-común que someta al dolar y al euro a una crisis de gran magnitud o llegar a subordinarlos, creando otro cordón de dependencia de la Economía de EEUU (principal deudor de China) al nuevo bloque de poder.

Del bloque China-Rusia harían parte India y Corea del Norte, así que en suma aglutinaría una población superior a los dos mil millones de habitantes; población productora a salarios más bajos, según los mandos tradicionales del capital, de una inmensa masa de plusvalor que no ingresa directamente a sus arcas, población consumidora de un gran arsenal de mercancías tampoco bajo su control. El Bloque, a la vez asiático y euro-asiático, está asentado en un inmenso territorio de culturas milenarias y cubierto de probadas riquezas naturales, posee un inmenso poderío militar y tecnológico y controla un gran espacio marítimo y aéreo. Y claro progresivamente a este bloque se le sumarían otros países, como parecen indicarlo los recientes virajes de Filipinas y Turquía al practicar acuerdos respectivamente con China y Rusia.

De otra parte este Bloque ya es un regulador y competidor geoeconómico político y militar por fuera de sus fronteras, que la Casa Obama-Clinton no pudo frenar, en cuestiones tales como la recuperación de Crimea por Rusia y el salvamento de Siria por la misma Rusia asediada por el gobierno de Obama y sus fuerzas terroristas del EI. Y de otra parte China aumenta su presencia en las inversiones y relaciones políticas en Latinoamérica y Asía; por ejemplo anunció su participación financiera y tecnológica en la planeada construcción del gran canal interoceánico en Nicaragua; gran obra que de concretarse pone en aprietos el dominio de los EEUU en las Américas.

La Revolución Bolivariana en el Marco de los países ALBA. De otra parte y en cuánto que Venezuela es un referente clave de una propuesta favorable a la creación de un sistema humano que supere al del capital, tanto en el Marco ALBA, como por fuera de éste en Latinoamérica y África, el alto mando del capital evaluó que el mandato Obama-Clinton-Kerry no logró defenestrar, a pesar de múltiples asedios, al Presidente Maduro y poner en franco proceso de reversibiidad a la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Además el Presidente Maduro al final del segundo mandato Obama fue dignado, en representación de Venezuela, como líder pretempore del Movimiento de Países no Alineados y tuvo un éxito al lograr coadyuvar a la realización de la cumbre de Turquía entre países OPEP y no OPEP (con presencia de Rusia) dónde se buscaron salidas para regular los precios del petróleo con favorabilidad para la economía y el desarrollo social de los países productores.

A MODO DE CIERRE

En conexión con la razón anterior, el trio Clinton-Obama-Hilary no logró incidir en el freno a la caída tendencial de la tasa de ganancias promedio del capital, impedir el establecimiento de la alianza estratégica China-Rusia y defenestrar al gobierno del Presidente Maduro al frente de la Revolución Bolivariana.

Reiteremos que desde la presidencia de Bill Clinton en los años 1990, como tendencias contrarrestantes a la caída de esta tasa, a) se afianzó la desregularización de los flujos financieros; se introdujo a gran escala la producción de derivados tóxicos que generaron las llamadas burbujas financieras y sus estallidos en el año 2008, b) se deslocalizaron inversiones en EEUU y se trasladaron a países paraísos con salarios más bajos y c) se produjo de manera abierta y a un alto costo en divisas y vidas la recolonización política militar del mundo (Irak, Colombia, Afganistán, Libia y Siria). En especial, Bush hijo al final de su segundo mandato y Obama en el inicio de su primero, protegieron con sumas multimillonarias del tesoro público el salvamento de la entidades responsables de las burbujas del dinero papel.

No obstante la aplicación de estas tendencias contrarrestantes, la llamada Economía real no se catalizó; en síntesis el sistema siguió acusando una crisis estructural sin salida a la vista, brotaron los estragos sociales en consumo, salud, educación y vivienda; la lucha de clases se exacerbó bajo formas peculiares incluso en el seno mismo de EEUU, Japón y la Unión Europea, se puso en peligro la continuidad del sistema; se propició el parto del levantamiento con apoyo social, de una propuesta de su superación por otro tipo de sociedad no centrada en la especulación y la ganancia. El caso de Sanders con sus limitaciones en los propios EEUU, el de Syrisa en Grecia y el de Podemos en España son ejemplos de lo que está por venir desde abajo en la izquierda.

El verdadero Trump. El discurso del aspirante presidencial Trump fue hecho para administrar esperanzas y desatar pasiones electorales en favor de la supuesta revitalización del sueño americano (EEUU epicentro de la prosperidad), que la casa Obama-Clinton con su mala gerencia le estaban arrebatando a la población, incluida en ella, la población blanca trabajadora, que muchas veces en su inconsciencia responsabiliza a la población afrodescendiente y a los inmigrantes de su situación. Al gobierno mundial no le importa, en este caso, que un supuesto magnate excéntrico con veleidades sexuales incluidas, como Trump, gobierne a los EEUU, mientras cumpla sus directrices estratégicas. El verdadero Trump tiene en su agenda la tarea a cumplir.

Lo que viene. Ya después de electo, el verdadero Trump empezó a mostrar, por orden del gobierno mundial (a pesar de las tensiones y pruebas de fuerza en su seno), la disposición de acordar con la casa Obama-Clintón cuestiones estratégicas; la casa Obama-Clintón expresó algo similar.

Cuatro puntos de acuerdo entre las casas, como agenda de Trump, serían: a) Lograr el despegue de las iniciativas de la creación de los bloques geoeconómicos políticos transatlántico y transpacífico para frenar el influjo creciente de la Alianza China-Rusia, b) Someter, por ahora de manera sutil, a América Latina y el Caribe a su mando central c) Reajustar la operatividad de las tres medidas contrarrestantes a la caída de la tasa de Ganancias como son la desregularización financiera, la recolonización político militar del mundo y la deslocalización de inversiones hacia los paraísos de países con bajos salarios, y d) Buscar a través de una combinación de estrategias la reversibilidad de la Revolución Bolivariana.

Para buscar el sometimiento sutil de América Latina, Trump insistiría en su idea de revitalizar la economía estadounidense, entregar alguna favorabilidad a proyectos de impacto económico en la región, incluido el del cese a su discurso xenofobia.

En particular para Venezuela, el verdadero Trump se movería entre un plan A, buscar la reversibilidad inmediata de la Revolución Bolivariana y un plan B, buscar la reversibilidad gradual de la Revolución Bolivariana, haciéndola transitar primero por su afiliación explicita al capitalismo de rostro humano.

Bajo estas perspectivas es que los llamados procesos progresistas de Latinoamérica, podrían aprovechar un hilo del primer mandato de Trump, desde ya asediado por la casa Bush-Clinton-Obama-Hilary y los intereses de los magnates del capital que representan. No se ve cómo podría aparecer un Trump postneoliberal, de vuelta al Estado de Bienestar y de reducción de las inversiones en el complejo bélico militar industrial.

Marx continúa ayudando a realizar otra lectura de la realidad y a acentuar la validez de su propuesta para superar el sistema que provoca las crisis y la destrucción de la humanidad y las otras especies. El ascenso de Trump es otra ocasión favorable para retomar las orientaciones vigentes de la Obra de Marx.

CALPU

http://www.lahaine.org/el-verdadero-trump-visto-desde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s