ANTIIMPERIALISTA

Alerta que camina la espada de Bolivar por América Latina

Caída del petróleo, corrupción y Lava Jato desmantelaron la industria naval en Brasil

En enero y junio de 2016 hubo una caída de más de 7.331 puestos entre los astilleros, afectando a 43.745 trabajadores
Brasil de Fato
La crisis que ahora pasa a la industria naval brasileña tuvo su trágico anuncio en 2015, cuando en una mezcla de crisis política y económica, las actividades del sector fueron paralizándose y alcanzó de manera significativa el número de contratos y por lo tanto de empleados.

De acuerdo con el Sindicato Nacional de la Industria de la Construcción Naval y Reparación y Offshore (Sinaval), el sector empleaba en diciembre de 2014, 82,472 trabajadores. Al año siguiente, cuando ya se había anunciado la grave crisis que el sector enfrentaría, este número se redujo a 57 048 empleados. Sólo entre enero y junio de 2016 se registró una caída de más de 7.331 puestos de trabajo, alcanzando la marca de 43,745 empleados en astilleros nacionales. Es decir, en sólo dos años se produjo una disminución de casi la mitad de empleos en el sector.

Expertos señalan que esta situación se debe a la forma en que la industria petrolera se vio afectada especialmente Petrobras – la principal fuente de contratos – por tres factores principales: la caída del precio del petróleo, la corrupción y el impacto de las acciones de la Operación Lava Jato, que investiga lavado de dinero en la Petrobras . El precio del petróleo es el principal factor de la crisis y alcanzó a todas las petroleras del mundo. A mediados de 2012 el barril se ha mantenido, con pocas fluctuaciones, entre $ 80 y $ 100 y en 2014 mostró un descenso y mantener el descenso, alcanzando en 2016 un costo de entre $ 25 $ 32.

De acuerdo con Armando Boito, profesor del Departamento de Ciencias Políticas del Instituto de Filosofía y Ciencias Humanas (IFCH) de la Universidade de Campinas (Unicamp), la Operación de la Policía Federal tiene una gran responsabilidad en este escenario.

“La Lava Jato que investigó la corrupción dificulta el acuerdo de indulgencia. Se podría castigar a los directores, pero sin que la empresa deje de trabajar; sin embargo, lo que hicieron fue castigar a los directores y crear un problema para las empresas”, dice.

Para Sergio Gabrielli, catedrático emérito de la Universidad Federal de Bahía (UFBA), y el ex presidente de Petrobras (2005-2012), la Lava Jato afectó fuertemente a las empresas del sector de fabricación de insumos y el sector está en crisis profunda. “La reducción de las inversiones de Petrobras tiene un impacto muy grande en la industria dedicada al llamado offshore y a las producciones de producción. Por otro lado, la operación afectó directamente a la cadena de fornecedores, por lo que crea un problema de crédito para los astilleros”, dice.

Para Gabrielli, la corrupción debe ser tratado como un asunto de la policía y no a la política, como se ha hecho en esta operación. “La corrupción es algo que debe ser castigado ejemplarmente en cada caso. No puede ser una política general de lucha contra la corrupción, que es ineficaz “.

Esta política representa a los arquitectos del golpe de Estado, de acuerdo con Boito. “Ellos están, desde el principio, sincronizados con las instituciones del estado estadounidense. Ni se esconden, los viajes llevando documentos bajo el brazo. Rodrigo Janot llevó carpetas de documentación para los accionistas estadounidenses que están demandando a Petrobras. Un Office boy del imperialismo. Son representantes políticos en Brasil del capital internacional, que fue la fuerza impulsora de este golpe de Estado”.

Cuatro Momentos

Pero no es la primera vez que la industria marítima, así como otras industrias nacionales, están pasando por una fase de desmantelamiento. Hay cuatro grandes momentos vividos hasta ahora por el sector. La primera, de gran desarrollo durante los años 1960 y 1970, incluidos en el período en el que Brasil pasó por la dictadura militar.

Según Armando Boito, a diferencia de Argentina y Chile, donde acabaron con la democracia implementaron el modelo capitalista neoliberal, aquí en Brasil, se terminó con la democracia, pero mantuvieron una política de desarrollo, con las industrias alentando fuerte proteccionismo económico. Y el segundo momento fue en la gestión de Fernando Henrique Cardoso.

“En la década de 1990 fue la gran caída con la política de FHC, en el que las inversiones de Petrobras fueron muy bajas, y se importaba todo lo que se necesitaba para la cadena de petróleo y gas. Al final del segundo mandato de Cardoso, después de mucha presión, se implementó una política de contenido local con una tasa muy baja de sólo el 15%. Con Lula y Dilma ese porcentaje fue del 65%. Pero vea, era una pulseada todos los días, porque las empresas extranjeras hicieron todos para eludir la política de contenido local “, dice.

El tercer momento fue la recuperación. La política de contenido local es una regulación que incluye una cláusula en el contrato de concesión, desarrollo y producción, entre las empresas vencedoras de licitación y la Agencia Nacional de Petróleo (ANP), el establecimiento de un porcentaje mínimo de valor añadido, aumentando así la participación y el fortalecimiento de la industria nacional.

De acuerdo con la publicación del Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), titulada resurgimiento de la industria de la construcción naval en Brasil: (2000-2013), de los editores Carlos Alvares da Silva y Fabiano Mezadre, entre 2000 y 2013, el número de empleados registrados aumentó de de 1 900 a la de 71 000. Para Boito, hoy en día, después del golpe, vivimos un nuevo desmantelamiento de la industria naval brasileña.

“Temer esta sacando el contenido local. El mismo Pedro Parente, presidente de Petrobras, pidió permiso para importar una plataforma de R$ 1,2 mil millones, alegando que producida en Brasil sería más caro. La industria de la construcción naval se está hundiendo y el tipo quiere importar una plataforma de 1,2 mil millones”, argumenta el profesor de la Unicamp.

Lo que llama la atención del profesor de Ciencia Política, es la contradicción expuesta por Sinaval en la plataforma de reivindicaciones entregada al Presidente electo Michel Temer. El primer punto de la agenda fue la defensa del ministro de Asuntos Exteriores, José Serra del proyecto (PSDB-SP) – que saca a Petrobras de la condición de operadora única y su mínima participación del 30% en la exploración de las operaciones de pre-sal; y el segundo, punto fue la continuidad de las políticas durante los gobiernos del PT en el contenido local.

“Ellos imaginaron que el proyecto Sierra, abriendo el pre-sal para el capital extranjero, atraería más inversión y así redimir a la cadena de petróleo y gas. Sólo que no se dan cuenta de que estas dos cosas (el proyecto y la política de contenido local) compiten entre sí. Porque si le das a la Shell la explotación de un pozo, que se buscan proveedores. Ellos combinan los precios y hacer sobreprecio. La política de contenido local se encuentra en el centro de atención “.

Sergio Gabrielli también critica el actual marco regulatorio del sector de la producción de petróleo, lo que debilita y se contrae el estado brasileño. “Petrobras está siendo objetivamente en rodajas y privatizada en partes. Y la industria del transporte marítimo ha terminado. Por un lado está la Operación Lava Jato, la retracción de la economía brasileña, y el otro lado para cambiar la política de Petrobras, el marco regulatorio brasileño. Ya no habrá ninguna empresa que ahora necesitará 28 equipos de perforación. No tendrán esta capacidad “.

También cita el caso de la venta de la participación del 66% en el campo Carcará exploración, en la Cuenca de Santos, por la compañía noruega Statoil, el 28 de julio. La Federación Brasileña de Geólogos (Febrageo) presentó en agosto una demanda con el fin de revertir la venta, con el argumento de que el país vendió US $ 2,5 mil millones los podría valer diez veces más.

“Petrobras está saliendo de la operación y en nuevas áreas que probablemente no entrará. Cada operador tendrá su sonda, su proveedor de la plataforma que sea más conveniente. Creo que es casi un punto de no retorno para la industria de la construcción naval, ya que no habrá una escala suficiente para desplegar una nueva industria en Brasil “, resaltó.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=221533

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 enero, 2017 por en Sur América y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: