“La izquierda se ha quedado sin un proyecto claro e ilusionador y hace falta construirlo”

Entrevista a Lina Gálvez, catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide

La Marea

Lina Gálvez, catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide, es profundamente crítica con las respuestas que la izquierda está dando actualmente a los problemas del día a día de la gente. En esta entrevista, realizada para el dossier sobre neofascismos de #LaMarea44, analiza la situación y desgrana los retos frente al avance de la ultraderecha en EEUU y en Europa.

-¿Por qué ganó Trump y por qué perdió Clinton?

-No creo que haya una única razón ni un solo tipo de votante de Trump o de Clinton. A Trump le ha votado una importante parte del tradicional voto republicano, entre quienes sin duda hay machistas, xenófobos, homófobos y nacionalistas, como el propio Trump. También es posible que le haya votado gente, especialmente hombres, que ansían su estilo de vida en la Quinta Avenida y rodeado de mujeres a las que cada vez saca más años. También parece que ha tenido más éxito entre los de menor nivel educativo, pero no solo. Y también le ha votado gente enfadada con el sistema y que se ha creído el discurso anti establishment que Trump ha explotado, y que ha visto en las medidas hacia adentro una posibilidad de recuperar el sueño americano perdido. Mucha gente a la que la hiperglobalización neoliberal había dejado en la cuneta o maltrecha, sin oportunidades, y a quienes el establishment, tanto republicano como demócrata, los medios de opinión y los creadores de opinión habían despreciado.

Trump ha ganado también porque Clinton no ha sabido movilizar a una parte importante del voto demócrata o progresista a su favor. Incluso demócratas tan activas y feministas confesas como Susan Sarandon dijeron que no la apoyarían. Más reveladora es la falta de apoyo que tuvo en las primarias y caucuses presidenciales entre la gente joven, donde prácticamente obtuvo el mismo apoyo que Trump con unos 600.000 votos cada uno frente a más de un millón y medio recibido por Sanders. Eso demuestra que para los jóvenes, que son los grandes perdedores de la crisis y que según varios estudios tienen unas expectativas bastante deprimidas y deprimentes sobre su futuro, Clinton no era la candidata que querían y necesitaban. Y no lo era por su pasado de senadora, primera dama o, sobre todo, de secretaria de Estado metiendo a su país en múltiples guerras. O el amplio patrocinio de Wall Street y de los grandes medios de comunicación, que hacían que no se pudiera zafar de representar mejor que nadie ese establishment al que muchos votantes querían oponerse. Por último, Clinton es mujer, y su género no ha jugado a su favor porque aún hay muchos y muchas que piensan que los espacios públicos de poder no son el lugar de las mujeres, que estamos en ellos de prestado y sin concitar la autoridad que se le presupone a los varones. Y porque características de la propia Clinton que habrían sido positivas para un varón, como la ambición, en una mujer son valoradas negativamente, incidiendo en que el poder no es para nosotras.

-¿Han sido un error las críticas desde el propio feminismo a Clinton?

-Susan Sarandon, por ejemplo, decía que no iba a votar con su vagina. Sí y no. Hillary tampoco era mi candidata, y aunque yo no tengo derecho a voto en las elecciones norteamericanas, expuse públicamente mi apoyo a Sanders. Toda vez que Sanders ya no estaba en liza, habría apoyado a Hillary Clinton pero con muchas reservas porque ni compartía su programa económico ni tampoco su pasado y posiblemente presente belicista. Ahora bien, Trump no habría sido nunca mi candidato porque no me creo su fachada antisistema ya que él es fruto de ese mismo sistema al que critica, y porque creo que dar pábulo a proclamas sexistas, homófobas y claramente fascistas empodera a las y los individuos que hacen de la intolerancia y la violencia su razón de ser, con consecuencias nefastas en la vida y las oportunidades de muchas personas. Aunque mujeres aisladas cooptadas por el sistema como Hillary pueden incluso ser señales contraproducentes, me habría gustado ver a una mujer al frente de la Casa Blanca y la habría apoyado aun sin gustarme… Aunque subrayando todo lo que no me gustaba de ella. Desgraciadamente, no creo que feministas como Susan Sarandon o Nancy Fraser hayan sido tan determinantes a la hora de restar apoyos a Clinton, sobre todo teniendo en cuenta que ha tenido más votos que Trump pero peor repartidos.

-¿Por qué están creciendo las opciones neofascistas en el mundo?

-Pues porque la hiperglobalización financiera está generando y haciendo aumentar la desigualdad entre las personas, especialmente entre las más jóvenes, que además tenían expectativas de vivir una vida mejor que la de sus padres. Y además lo está haciendo promoviendo una democracia de baja intensidad que deja los procesos electorales como único momento de manifestación de las preferencias políticas de las personas. Aunque muchas veces, el incumplimiento de los programas electorales o la imposición de políticas contrarias como sucedió en Grecia transmitan la idea de que votar no vale para nada y se fomente de esa forma esa democracia de baja intensidad y la desafección política y de la gestión común de nuestras vidas.

-¿Qué responsabilidad tiene la izquierda ante el ascenso de la extrema derecha y los neofascismos?

-Menos que la derecha, pero no despreciable. La izquierda se ha separado de sus bases sociales o más bien de las necesidades y la defensa de esas personas. La socialdemocracia ha creído que era posible una tercera vía desarrollando una agenda política progresista en lo social pero completamente neoliberal en lo económico. Sin darse cuenta de que en un sistema generador de desigualdades como es el capitalismo, especialmente en su etapa neoliberal, no es posible avanzar hacia sociedades más justas e igualitarias. El modelo que han ayudado a construir, también institucionalmente con bancos centrales “independientes”, con movilidad totalmente libre del capital, o de acumulación de poder de los grandes grupos financieros y empresariales, ha constituido un modelo de crecimiento pro pobre que ha limitado el crecimiento y la creación de empleo potencial, y acumulado la riqueza en pocas manos, dejando a las y los asalariados cada vez una parte más pequeña de la tarta, de la riqueza generada. La izquierda se ha quedado sin un proyecto claro e ilusionador, y hace falta que alguien lo construya.

-¿Qué está haciendo ahora mismo la izquierda para frenar ese ascenso?

-Pues si miramos a EEUU, nada, más bien lo contrario. El establishment y el propio partido demócrata se movilizaron para que no saliera elegido Sanders y lo consiguieron. Y ahora tenemos a Trump. En Gran Bretaña, las bases han elegido a Corbyn pero su propio partido no deja de ponerle palos en las ruedas para que no se aleje de la tercera vía iniciada por Blair y Brown. En Francia, el socialismo camina a pasos agigantados hacia la tercera vía, como en Italia, o en general en el conjunto de la UE empujados por las estructuras comunitarias que desde Maastricht están entre las más neoliberales del mundo y con algunas de las instituciones menos democráticas de entre los países ricos. Y aquí en España se ha impedido una coalición de izquierdas porque en mi opinión nadie la ha querido, ni una parte importante del PSOE, que sin duda tiene demasiadas ataduras y deudas con el establishment, ni una parte importante de Podemos, que ha puesto por delante su consolidación como partido frente a lo que podríamos considerar bien común del país y sus gentes.

-¿Por qué un obrero vota a Trump o al PP? ¿Qué puede pasar por sus cabezas desde el punto de vista económico, social, etc.?

-La creación de opinión y la propaganda conservadora que controla los medios de comunicación, las universidades, los aparatos de muchos partidos, fundaciones, think tanks… Es muy poderosa y se han diseminado algunas mentiras como verdades, como que la derecha sabe gestionar mejor la economía. Da igual que los datos nos demuestren por ejemplo que muchos ayuntamientos gobernados durante muchos años por las derechas han quedado fuertemente endeudados, que han malversado el dinero público con amplias redes de corrupción para lucrarse personalmente y a su partido y, de esa manera, colocarse tramposamente en mejor posición de cara a las convocatorias electorales. La realidad es que la mayor parte de la gente sigue creyendo que la derecha gobierna mejor los asuntos económicos. O que la mejor política social o de lucha contra el paro es el crecimiento económico, como si las cifras que nos demuestran que en los últimos años y gracias a la puesta en marcha de políticas e instituciones jaleadas por las derechas, el crecimiento no ha sido garante de nada más que de aumento de las desigualdades económicas y de un modelo económico injusto y extractivo para con nuestros recursos naturales.

La mayor parte de la gente no tiene como aspiración ser muy cultos, tener mucho tiempo libre o comprender el mundo que les rodea, sino el aumentar su riqueza y acumular bienes y capital. Y creen que votando las políticas que abiertamente favorecen a los ricos ellos lo serán algún día. No obstante, todo esto es posible porque la derecha no tiene apenas competencia en la izquierda, que no tiene apuestas claras, y en los casos de Blair o los Clinton han apostado claramente por las clases urbanas educadas y no han luchado por la dignidad de los más desfavorecidos que se han visto abandonados y sus comunidades desmanteladas. Por no hablar de la indefinición de la izquierda entre los derechos y bienestar asociados al estado-nación y el universalismo que realmente debería promover una auténtica propuesta progresista llámese de izquierdas o no.

-¿Qué responsabilidad tienen los sindicatos en todo ello?

-Hasta que llegó la crisis se habían concentrado en la protección de los trabajadores que estaban ocupados, en los sectores públicos o más fordistas, en gestionar los intereses de esos trabajadores de manera corporativa alejándose de discursos políticos más transformadores. Entraron y se beneficiaron del reparto de tarjetas black y créditos baratos con los que se compraban las voluntades en las cajas de ahorro, y erraron en ver la transformación social que se venía encima, incluida la de género.

-¿Se ha perdido la izquierda en las instituciones?

-La izquierda debe estar sin duda en las instituciones y tiene que existir una movilización y contrapoder en la calle como medida de control y de construcción de ciudadanía activa. Pero sin duda las izquierdas tienen y deben estar en las instituciones.

-¿Cree que la fractura de las izquierdas ha alimentado a la extrema derecha?

-Sin duda. Y sus discursos poco claros.

-¿Está en condiciones Unidos Podemos de afrontar esta ola de neofascismo que se nos viene encima? ¿Y el PSOE?

-Creo que por separado no. Mientras exista ese enfrentamiento cainita seguirá gobernando la derecha y cambiando las reglas de juego para que cada vez sea más difícil arrebatarle el poder en todos los ámbitos que sería necesario recuperarlo para realizar una auténtica transformación social.

-¿Por qué en España no ha surgido una opción neofascista con marca propia?

-Porque la extrema derecha está dentro del PP. El día que no sea así, a la derecha le costará más ganar elecciones como le pasa a la izquierda, que parece que le tiene el gusto tomado a esto de estar siempre dividida. Sin embargo, tendremos un problema serio porque lo que siembran los fascismos es difícil de controlar incluso para sus propios promotores. El problema de Trump no es solo el propio Trump, sino el hecho de que un tipo que dice esas cosas haya salido presidente electo de los EEUU empodera a los xenófobos, los misóginos o los homófobos.

-¿Cree que Trump va a hacer bueno a Rajoy?

-No.

-Para usted, ¿qué es la izquierda?

-Para mí la izquierda es un proyecto transformador para conseguir una sociedad más justa e igualitaria, donde las personas sean fines en sí mismos y no medios para los fines de otros, y cada uno de nosotros y nosotras seamos capaces de vivir una vida que consideremos digna de ser vivida.

-¿Debe haber una única izquierda, entonces?

-En lo esencial creo que debería de haber solo una, con sus diferencias, pero resaltando las cosas comunes. De hecho, si nos dedicáramos a ver lo que nos une y no lo que nos separa, el mundo sería un lugar mucho más habitable y pacífico.

-¿La izquierda tiene complejos?

-Claro, pero también creo que los tiene la derecha…Afortunadamente para nosotros.

-Decía Paco de Lucía que cuando ganó el segundo millón de pesetas dejó de ser de izquierdas. ¿Qué le sugiere esta reflexión? ¿Cree que la izquierda o parte de la izquierda se ha vuelto elitista?

-Sí que hay una parte de la izquierda elitista, pero no creo que sea nada nuevo. Muchos sindicatos partieron de la aristocracia obrera, y muchos teóricos de la izquierda venían de clases muy acomodadas e incluso de la aristocracia. Dicho esto, yo no creo que sea incompatible si eres un artista como Paco de Lucía ganar millones de pesetas por tu genialidad y tu trabajo y seguir siendo de izquierdas. El problema está en cómo ganas ese dinero y qué haces con ese dinero. Si pagas tus impuestos y no los evades, si al montar una empresa pagas a tus trabajadores dignamente, incluidos los trabajadores domésticos, si además inviertes ese dinero también en proyectos transformadores, o en una ciencia inclusiva que mejore el bienestar de las personas, no veo por qué ha de ser incompatible, sobre todo dentro de un sistema en el que se pusieran límites a las ganancias dentro de una misma empresa. Las personas necesitamos justicia –también a través de la igualdad- y dignidad, pero la historia nos dice que también incentivos.

-¿Tiene que ser la izquierda anticapitalista por sí misma?

-Definirse como anticapitalista es fácil porque se trata de un sistema depredador que fomenta las desigualdades, la acumulación frente al bienestar y la vida. El tema es por qué sistema lo sustituimos. En la historia ha habido otros sistemas económicos y sociales que han sido también depredadores y que han limitado enormemente las libertades de las personas, como el sistema esclavista, el feudal o el socialismo de estado, con amplias diferencias entre ellos, claro está. Nunca hemos tenido un sistema justo. ¿Que tenemos que caminar hacia uno que lo sea? Sin duda, pero el capitalismo no se acaba con un real decreto, las revoluciones económicas son lentas, mixtas y en muchos casos llevan a resultados inciertos o contradictorios. Yo creo que para empezar, si le ponemos bridas al capitalismo, a la hiperglobalización financiera, si comenzamos a socializar a las nuevas generaciones con otros valores, estaremos poniendo los cimientos para ir cambiando en la buena dirección, y de paso mejorando el bienestar y la dignidad de las personas.

-¿Y feminista?

-Sin duda la izquierda, como la derecha, como el poder en general, es masculino, y las mujeres que se cuelan le son muy útiles al sistema para mostrar que quien quiere y “vale” llega. Las mujeres siguen sin liderar la izquierda porque vivimos en una sociedad patriarcal que atribuye la autoridad a los hombres, como ha vuelto a ocurrir con Trump y Clinton en las pasadas elecciones norteamericanas. Y más frente a una mujer como Clinton que se definía abiertamente feminista y que no presentaba un perfil más neutro, como por ejemplo ha sido el caso de Merkel, que hasta tiene una apariencia más asexual.

No obstante, cualquier propuesta y alternativa de transformación social hacia un mundo más justo e igualitario tiene que ser feminista ya que el feminismo es la apuesta teórica, social y personal que aboga claramente por una sociedad donde todas las personas, independientemente de su nacimiento, opciones vitales, tenga la oportunidad y las capacidades para vivir una vida que consideren digna de ser vivida. Porque el feminismo pone la vida en el centro y no la acumulación, porque el feminismo habla de respeto y tolerancia. Y porque desde el feminismo se tiene en cuenta no solo lo mercantil sino las actividades que son necesarias para el sostenimiento de la vida de las personas que deben ser abordadas de manera corresponsable y no tremendamente desigual como en la actualidad.

Lina Gálvez participó en el debate organizado por La Marea en Sevilla el pasado 19 de diciembre junto a Teresa Rodríguez, Antonio Maíllo, Antonio Hurtado y José Chamizo. Puedes ver sus intervenciones en este vídeo.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=221423

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s