galería “Quiero recuperar mi vida”

na20fo01

El euroescéptico Nigel Farage dimitió tras el Brexit.

Nigel Farage anunció que deja la conducción de su partido luego de haber liderado con éxito la campaña para que Gran Bretaña abandone la UE. Aseguró que ése había sido el objetivo principal que lo había llevado a la arena política.

El líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, renunció ayer a continuar liderando su partido después de su éxito en el referéndum sobre la UE, argumentando que quería “recuperar su vida”. En una conferencia de prensa ofrecida en Londres, Farage afirmó que “en la campaña del referéndum dije que quería recuperar mi país, pero ahora quiero recuperar mi vida”.

Según sus palabras, ahora siente que hizo su parte y que ya no podría lograr más de lo que consiguió en el referéndum, por lo que dijo creer que es el momento justo de hacerse a un lado como líder del UKIP.

“Mi objetivo en la política era que Gran Bretaña deje la Unión Europea, que es lo que votó en el referéndum hace dos semanas” y que la Nación se gobernara a sí misma, “no para convertirme en un político de carrera”, expresó. Farage se negó a respaldar a un candidato en particular y destacó además que el Reino Unido necesita “un primer ministro del Brexit”, aunque señaló que quienes negocien la salida de la UE deben representar a un amplio espectro político.

“El UKIP está en una buena posición y continuará con mi pleno apoyo para atraer la mayor cantidad de votos. Los términos de nuestra salida de la UE no están claros”, analizó. “Hay demasiado retroceso de parte del gobierno y con el Partido Laborista perdiendo muchos de sus votantes, los mejores días de UKIP pueden estar por venir”, argumentó el líder antiinmigración.

Sobre la inmigración, precisamente, Farage agregó que la gente necesita “un poco más de calma” y admitió que seguirá ayudando a su formación y también al “movimiento de la independencia” en otros países de la Unión Europea.

Farage, quien fue presidente UKIP desde 1998 hasta 2000, y se convirtió en su líder en 2010, impulsó el referéndum que se celebró en el Reino Unido y construyó su carrera política haciendo campaña en favor de la salida del país de la UE.

El ahora renunciante primer ministro, David Cameron, convocó el referéndum en respuesta a la presión de Farage y de varios “euroescépticos” conservadores.

El Partido Conservador británico eliminará hoy uno de los cinco candidatos que se han postulado para suceder al primer ministro, David Cameron, como líder de la formación, un proceso que se repetirá en los próximos días hasta que queden dos únicos contendientes.

El candidato que reciba menos apoyos en una votación secreta entre los 330 diputados “tories” en la Cámara de los Comunes quedará fuera de la carrera por el liderazgo, que se inició tras el anuncio de dimisión de Cameron ante la victoria del Brexit en el referéndum sobre la Unión Europea del 23 de junio.

El jueves se eliminará a un nuevo candidato, mientras que el martes 12 se conocerá el nombre de los dos dirigentes que competirán por ser designados como líder de la formación el próximo 9 de septiembre.

La ministra del Interior, Theresa May, es una de las principales favoritas para heredar la Jefatura del Gobierno en un momento en el que el Reino Unido debe comenzar a diseñar la hoja de ruta que marcará su salida de la UE.

May, que cumplirá 60 años en octubre, se alineó con el bando que defendía la permanencia en el bloque comunitario antes del referéndum, si bien mantuvo un perfil bajo durante la campaña y criticó la política de inmigración europea en los días previos a la consulta.

La ministra subrayó que el voto por la salida es definitivo y que no se debe intentar “volver a unirse (a la UE) por la puerta de atrás”, al tiempo que adelantó que no convocaría elecciones antes del fin de la legislatura, en 2020, y que la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que inicia la cuenta atrás para romper con Bruselas, no se produciría antes de finales de 2016.

Otro de los contendientes con posibilidades es el ministro de Justicia, Michael Gove, de 48 años, amigo personal de Cameron, que decidió distanciarse de la postura oficial del Gobierno y defender el Brexit antes del referéndum. Gove, ex periodista del diario The Times y la BBC, que no prevé iniciar el proceso formal de ruptura con la UE al menos hasta 2017 si es elegido, se presentó por sorpresa a la carrera por el liderazgo, cuando se esperaba que apoyara una eventual candidatura del ex alcalde de Londres Boris Johnson.

Compite asimismo la secretaria de Estado de Energía y Cambio Climátitico, Andrea Leadsom, directiva bancaria de 53 años que se convirtió en diputada conservadora en 2010.

Stephen Crabb, de 43 años, ministro de Trabajo y Pensiones desde marzo, opta asimismo a dirigir la formación tras permanecer en el bando favorable a la permanencia antes del referéndum.

El ex ministro de Defensa Liam Fox, de 54 años, se presenta por segunda vez como candidato, después de quedar tercero en las elecciones internas de 2005 en las que Cameron se hizo con las riendas del partido. Fox señaló que el Reino Unido debe renunciar al mercado único comunitario si eso implica mantener la libertad de movimientos en suelo británico.

Por otra parte, casi la totalidad de los accionistas, el 99,92 por ciento, de la Bolsa de Valores de Londres (LSE) votó ayer en una asamblea extraordinaria a favor de la proyectada fusión con la Bolsa de Valores de Fráncfort (Deutsche Börse). El voto de los accionistas de la LSE era considerado como el menor obstáculo en el camino de la creación de una superbolsa europea. Tras el voto de la mayoría de los británicos a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el acuerdo de fusión en su conjunto está en el aire.

Después de la victoria del Brexit, el acuerdo de establecer en Londres la sede jurídica de la sociedad matriz, valorada en 20.000 millones de libras (24.000 millones de euros), se topa con una creciente oposición en Alemania. Las directivas de Deutsche Börse y LSE habían acordado la fusión en marzo. Deutsche Börse tendría una mayoría de poco más del 54 por ciento.

Varias comisiones de vigilancia aún tienen que aprobar el acuerdo.

También está pendiente el voto de los accionistas de Deutsche Börse.

Ellos tienen de plazo hasta el 12 de julio para canjear sus acciones.

Para que la fusión supere también el tercer obstáculo, al menos las tres cuartas partes de los propietarios tienen que aceptar la oferta.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-303389-2016-07-05.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.